Dales lo que quieren

—¿Y qué haré mañana sin ti?—Su voz temblaba.

—Lo que hacías ayer y antes de ayer.

—Esos días ya no existen. Pero mañana sin ti es real.

Silencio.

Eyetube.-Lost-in-Translation-de-Sofia-Coppola2

—Entonces fingirás que esta noche fue la mentira.

— ¿Cómo puedo hacer algo así?

—Siguiendo adelante con tu vida. Como todos los demás.

Como los espectadores.

—No quiero que empiece el espectáculo. Tengo miedo.

Movió su mano por la mesa de metal hasta llegar a la altura donde reposaba la mía. Me la cogió. Con suavidad. Como cogen la manos las sombras. Quería enredarse con la mía, quería hacer una telaraña de dedos y buscar cualquier botón que detuviese el mundo.

images

Pero no es posible. No es posible. Ya no es posible. Me repetí.

—El espectáculo siempre está en marcha. Mañana seremos las protagonistas de una triste, pero bonita historia de amor entre sombras y fantasmas.

Apretó mi mano con la suya.

Agua y aceite en una misma ola.

snapshot200503151129327le

—¿Crees que nos volveremos a ver?—No soltaba mi mano.

—Eres buena. Eres buena—repetí—. Nos volveremos a ver, pero aún no.

—Aún no.

—¿Y mientras tanto?

—Mientras tanto continúa el espectáculo—repuse.

La miré. Miré nuestras manos. Y se la estreché con tanta fuerza que podía haber movido un camión con el freno de mano puesto.

Dales lo que quieren.

Dales lo que quieren.

Dales lo que quieren.

(Trozo de la novela “Dales lo que quieren”, Marina Kahlo)