Cara B

–Todo debería  ser tan fácil como escuchar Starman de Bowie en vinilo.

–Lo jodido siempre ha sido entonar.

–Pero no estuvo mal del todo.

–Ninguna cara B de Dire Straits lo está aunque la gente tiende a olvidarlo.

–Porque al final lo importante es respirar.

391092_296965810324518_926743318_n

–No excuses tu pánico a las alturas con eso. Al oxígeno tampoco le ha gustado tu decisión.

–No estoy orgullosa ni de mi talla de camiseta.

–¿Tampoco del color de tus uñas?

–Sí, de eso sí. Eso me recuerda que no soy tan buzo como mis gafas dicen.

–Siempre he sabido que, en el fondo,  tú eras ola y yo orilla.

–Y los sábados por la noche tormenta.

–Ojalá mis manos flotaran como salvavidas.

–Lo hacen. Pero ahora mismo no quiero tocar suelo.

–Porque sabes que estoy en el fondo del Atlántico aguantando la respiración.

–Y si decido volar serás paracaídas.

–Y meteorito, y montaña rusa. Y pequeñas dosis de vitamina B12. Me encantó ser nombrada vitamina. Es lo más bonito que me han dicho nunca.

images

–Puedo decirte en griego algo parecido. Intento a todas horas que no me entiendas aunque sé que odias eso.

–Lo que odio es tener que ser zarza para ser mora.

–Aún no es la época de la recolecta.

–¿Tampoco en Tokio?

–Ni en París. Y eso que por ti haría una tercera Guerra Mundial.

–Yo solo quiero ser eso en lo que piensas a la hora del té.

–Lo eres, aunque sea más de café.

–Pero nunca será suficiente para cogerte de la mano.

–La ciega aquí son yo.

–No. Un poco miope. Pero guapa.

– ¿Qué es lo que estás esperando?

–Espero la última de Woody y el estreno de esa francesa que no llenará salas de cine. Espero que no duela.

l-ecume-des-jours-nuage

–Eso es inevitable, como lo son algunas faltas de ortografía.

–Hay errores que siempre nos perseguirán.

–Y es nuestra decisión reírnos de ellos.

–Eso no quita que ahora te besaría.

–Eso es porque no lo consideras error en el fondo.

–Pero ya están los créditos en la pantalla.

–Qué más da, mientras seamos los únicos espectadores.

–¿Me esperarás?

–¿Cuándo?

–Hoy, y mañana. Y siempre.

–Capaz

–¿Por qué?

–Porque incluso el sin ti es mejor contigo. ¿Vendrás?

quiereme-si-te-atreves-critica-1

Dales lo que quieren

—¿Y qué haré mañana sin ti?—Su voz temblaba.

—Lo que hacías ayer y antes de ayer.

—Esos días ya no existen. Pero mañana sin ti es real.

Silencio.

Eyetube.-Lost-in-Translation-de-Sofia-Coppola2

—Entonces fingirás que esta noche fue la mentira.

— ¿Cómo puedo hacer algo así?

—Siguiendo adelante con tu vida. Como todos los demás.

Como los espectadores.

—No quiero que empiece el espectáculo. Tengo miedo.

Movió su mano por la mesa de metal hasta llegar a la altura donde reposaba la mía. Me la cogió. Con suavidad. Como cogen la manos las sombras. Quería enredarse con la mía, quería hacer una telaraña de dedos y buscar cualquier botón que detuviese el mundo.

images

Pero no es posible. No es posible. Ya no es posible. Me repetí.

—El espectáculo siempre está en marcha. Mañana seremos las protagonistas de una triste, pero bonita historia de amor entre sombras y fantasmas.

Apretó mi mano con la suya.

Agua y aceite en una misma ola.

snapshot200503151129327le

—¿Crees que nos volveremos a ver?—No soltaba mi mano.

—Eres buena. Eres buena—repetí—. Nos volveremos a ver, pero aún no.

—Aún no.

—¿Y mientras tanto?

—Mientras tanto continúa el espectáculo—repuse.

La miré. Miré nuestras manos. Y se la estreché con tanta fuerza que podía haber movido un camión con el freno de mano puesto.

Dales lo que quieren.

Dales lo que quieren.

Dales lo que quieren.

(Trozo de la novela “Dales lo que quieren”, Marina Kahlo)